emprendedoras

Me pongo a buscar  imágenes para un nuevo proyecto en el que estamos trabajando y que pronto saldrá a la luz. Pongo en el buscador “mujer emprendedora” y aunque tristemente no me sorprende lo que veo, sí me choca y por qué no decir, me cabrea un poco.

La imagen por defecto de mujer emprendedora no es otra que una imagen de mujer con trajecito, una imagen teñida de patriarcado y de atributos masculinos que lejos están del concepto que tengo de mi misma o de las mujeres que conozco y llevan sus proyectos laborales adelante.

Así que no pude evitar el sentarme y escribir ésta, mi descarga:

Señor patriarcado:

Yo que soy mujer, feliz y contenta de serlo, también me siento emprendedora. Este proyecto mismo no existiría si no lo fuéramos, tanto mi comadre como una servidora. No existiría Mujer Creciente si no creyéramos que de nuestros talentos y de nuestras pasiones nacen constantemente hijos creativos y que además podemos vivir de ellos, yo sé que para usted es importante que produzca y haga dinero.

Así que deje de intentar ponerme trajecitos, deje de venderme una imagen alejada de mi misma y de las muchas mujeres que emprendemos y creamos proyectos, ideas y por qué no sueños (perdone si meto esta palabra aquí, pero creo que todo va junto). Deje de querer meterme en el subconsciente  la idea de que para emprender y triunfar en el ámbito laboral debo comportarme como un hombre, vestir como un hombre y pensar como un hombre. De hecho muchos hombres con iniciativa de proyectos tampoco respetan el estereotipo que quiere usted venderme.

Déjeme seguir siendo mujer, déjeme seguir respetando mis ciclos, déjeme que emprenda desde lo más femenino, deje que ponga al servicio de mi trabajo todos mis dones visibles y también los ocultos, esos que a usted no le gustan mucho y que suelen estar teñidos de ciclos, de luna, de sangre.

Déjeme que ponga al servicio de mi trabajo a estas 4 mujeres que soy, que las integre, que las abrace, y porque no abracelas usted también.

Señor patriacado, desajuste su corbata, que la nueva Mujer (note usted que la nombre con mayúsculas) esta naciendo y no se parece en nada a la imagen que usted y Mr. Google me muestra.

Sin más, vuelvo al trabajo, un poco despeinada debo confesarle, pero es que por ahí he escuchado que las cosas que nos hacen felices despeinan, y a mí, trabajar, bailar, jugar y hacer el amor, son cosas que me encantan.

Pronto Círculos de Mujeres Emprendedoras, mujeres que crean, mujeres que dan ideas al mundo para transformarse y transformar lo que las rodea, mujeres que trabajan desde el servicio para el bien de todos, mujeres que entienden que el dinero está intímamente ligado a la ética y la espiritualidad.

Para más info escríbenos a mujercreciente@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *